Un Asunto De Fe: Como La Religion Impacta La Custodia Durante y Despues Del Divorcio En NY

Aunque la religión sea un problema importante durante el curso de un matrimonio, puede convertirse en el centro de una importante batalla por la custodia durante el divorcio, no sólo durante el litigio, sino también años después de que la sentencia es definitiva. Las disputas sobre dentro de cual religión criar a los hijos de la pareja puede incluso, a veces, resultar en divorcio. La formación religiosa y la educación de su hijo pueden tener una gran influencia en su vida, por lo que es imperativo que los litigantes sean conscientes de cómo las controversias relativas a la educación religiosa de los hijos de las partes se manejan bajo la ley de Nueva York.

Si bien no existe protección constitucional en contra del Estado de interferir en cómo los padres optan por criar a sus hijos religiosamente, los tribunales pueden participar y tomar decisiones cuando los padres separados o divorciados no están de acuerdo entre sí sobre lo que se debe hacer. Bajo la ley de Nueva York, el tribunal siempre utiliza el estándar del interés superior del niño cuando se determina la custodia. Un marco similar es aplicado por el tribunal cuando se trata de religión. Si los padres no están de acuerdo sobre la conveniencia de criar a su hijo de una manera u otra, algunos factores que un tribunal de Nueva York tendrá en cuenta son:

1. Si el niño ya ha comenzado a ser criado en esa religión. Si las partes se disputan sobre cómo criar a un bebé, un tribunal de Nueva York tendrá que ver de manera muy diferente comparado con de repente decirle a un niño de doce años que ya no estará asistiendo a la escuela Hebrea o la Iglesia.

2. El impacto sobre el niño si su educación religiosa actual se altera. Una vez más, cómo el niño ha sido educado y cómo será afectado por los cambios exigidos por uno de los padres siempre se considera más importante que las preferencias personales de los padres.

3. La buena voluntad de cada uno a los padres de mantener la coherencia con su hijo acerca de la religión. Por ejemplo, si un padre está dispuesto a respetar al niño y los antecedentes y las prácticas religiosas del otro padre, pero el otro es intolerante, el padre aceptante y flexible es quien tiene más probabilidad de obtener la custodia. Decirle a su hijo que va a ir al infierno por no creer en lo que usted practica o tratar de obligarlo a cambiar sus creencias / romper dogmas de su fe, le perjudicará, no sólo para conseguir la custodia principal, sino que pueden establecerse restricciones a su comportamiento durante las visitas.

Normalmente, los tribunales de Nueva York se irán del lado del padre que tiene la custodia. Sin embargo, la religión de cada padre y cómo se cría al niño de acuerdo con la religión puede impactar cuál de ellos se queda con la custodia, o si la custodia podría ser cambiada. Por ejemplo, un padre sin custodia que se convierte en ateo aún puede tener que llevar a sus hijos a la iglesia durante su tiempo de crianza durante el fin de semana, o llevarlos a tomar lecciones de bar / bat mitzvah. A la inversa, un padre de familia que se convierte en parte de una secta extremista, donde la salud y la seguridad del niño se ponen en riesgo, puede muy bien perder la custodia sobre la base de sus nuevas creencias. Por lo general, bajo la ley de Nueva York, el padre que no tiene la custodia tendrá que respetar la forma en que el niño está siendo criado por el padre con custodia (por ejemplo, restricciones dietéticas judías / musulmanas, modestia en el vestir, no beber alcohol o fumar cuando se esté con el niño).

Una vez que está claro cómo se está criando a un niño, es imperativo que, para evitar futuros litigios sobre cuestiones religiosas, las partes en un divorcio hagan que sus abogados redacten un acuerdo de crianza que detalla la educación religiosa del niño. Este acuerdo no sólo debe limitarse a la religión en la que se criará al niño, sino también incluir en qué prácticas específicas se mantendrá y qué costos hay para las actividades religiosas para las que se espera que los padres contribuyan. Los tribunales de Nueva York suelen cumplir estos acuerdos, siempre y cuando no se hayan firmado bajo coacción o bajo circunstancias fraudulentas y siempre que sea posible hacerlo. Por ejemplo, si los padres están de acuerdo en que el niño sea criado en la iglesia ortodoxa griega y la madre se convierte en atea, y ella es quien tiene la custodia, el niño de todas formas tendrá que ser criado en la iglesia ortodoxa griega. Sin embargo, si la madre sigue practicando y el hijo, ahora adolescente, ya no quiere ser ortodoxo griego y la madre opta por no interferir, el tribunal va a tener muy poca inclinación para hacer cumplir el acuerdo años más tarde porque el padre se molestó por el abandono del niño a la religión.

En general, si usted se está divorciando en Nueva York y usted y su ex se pelean por la educación religiosa de sus hijos, lo mejor que puede hacer que decir a su abogado que exponga cómo su hijo se vería afectado negativamente por lo que quiere su cónyuge, o , si su ex está tratando de impedirle la custodia o el régimen de visitas a causa de una religión diferente, haga que su abogado demuestre cómo usted será respetuoso y se apegará a la religión de su hijo cuando esté con usted. Lo más significativo hacer que todas resolución final sea puesta por escrito como un acuerdo de crianza, ejecutable en Nueva York, para no tener más problemas en el futuro.

Categories

"I absolutely recommend Peter Cedeño"

  • Please enter your name.
  • Please enter your email address.
    This isn't a valid email address.
  • Please enter your phone number.
    This isn't a valid phone number.
  • Please make a selection.
  • Please enter a message.